FINANZAS PERSONALES Y FAMILIARES

Cómo afrontar tus desafíos económicos actuales

¿Como superar los desafíos económicos actuales? ¿Cómo no agravar los problemas de falta de dinero debido a la crisis?

Los problemas económicos se incrementan en las parejas y las familias debido a la crisis económica que tenemos encima. La grave situación sanitaria, que ha llevado a la parálisis de producción a muchos países, va a tener consecuencias profundas en las personas.

La falta de dinero continuada es una de las causas de importantes tensiones en las parejas. Si no quieres ser parte de las estadísticas que hacen que el divorcio sea una consecuencia de los problemas de dinero, es es vital comprender la verdadera capacidad económica de la familia y cómo la serenidad emocional evitara daños mayores.

Además, en estos momentos quizá la potencial separación, con las consecuencias que tiene en el reparto de bienes y asignación de dinero para el sustento de los hijos, si los hay, quizá no es la mejor solución. La unión en la pareja es necesaria para afrontar problemas comunes.

La caída brutal de los ingresos no se puede ignorar

Vivir por encima de las posibilidades, tener diferentes ideas sobre el ahorro y el gasto puede causar estrés a cualquier familia. Esto es especialmente relevante para aquellas personas con ingresos bajos o fijos.

Miles de personas se enfrentan a un importante desafío financiero. Unos ingresos mermados, o nulos si eres autónomo, está en primer lugar en una lista de varios problemas. Otros son la dificultad de la convivencia continuada en una situación de confinamiento obligado, máxime si hay hijos pequeños a los que hay que atender física y emocionalmente.

Las dificultades pueden agravarse si la relación en la pareja es conflictiva, antes incluso de la crisis actual. O vivir en espacios pequeños sin posibilidad de expansión por un espacio abierto disponible, como es una terraza o un jardín. Donde hay “mohína” o enfado, los problemas se pueden agravar a niveles insospechados, si no se abordan con realismo y serenidad.

Hasta ahora, la clase social media-media y media-baja ha prestado poca atención al ahorro y a la necesidad de tener un “fondo de contingencias” o hucha con un dinero para los momentos difíciles. Y ahora nos encontramos con una situación que puede durar meses. Las cosas, definitivamente, están cambiando.

¿Qué se puede hacer en esta situación?

Te damos algunas pautas que pueden evitar problemas económicos mayores:

  1. Conoce la realidad económica de tu nueva situación, en gastos, ingresos y capacidad de ahorro:
  • Ordena tus facturas y haz un listado de tus gastos necesarios corrientes mensuales (alimentación, alquiler o recibo de hipoteca, colegios, etc.), recibos por pago de tarjetas o prestamos y demás salidas de dinero mensuales.
  • Incorpora la parte mensual que correspondería a un gasto periódico trimestral, semestral o anual, como es el caso de los impuestos a pagar por renta de las personas físicas, IBI o Impuesto de Bienes Inmuebles, seguros de vida, seguros de la vivienda, seguros de coche, etc.
  • Haz un listado de los gastos no necesarios que realizas: comidas, ocio, suscripciones etc. Esta partida es la que puedes reducir de forma importante.
  • Conoce los ingresos reales que puedes percibir actualmente, bien sea por el trabajo por cuenta ajena, o por una ayuda por desempleo, o por la cobertura de contingencias, si eres autónomo.
  • Una vez que tengas el total de entradas y salidas de dinero mensuales, haz una estimación para un periodo de unos seis meses, que es el periodo previsto (inicialmente) que puede tener impacto la presente crisis. Siempre que haya una reactivación de la economía general e individual. Como verás, cuantos menos gastos tengas, mayor será la capacidad de aguantar este periodo de bajos o nulos ingresos, siempre que tengas ahorros.
  1. Trabaja para sentar las bases de una futura libertad financiera.

Se define la libertad financiera al tiempo que puedes cubrir tus gastos corrientes (esta vez ajustados) con los ingresos constantes que recibes. Ejemplo: si tienes unos ahorros de 12.000€ y tus gastos ajustados mensuales son de 2.000€ la cobertura es de seis meses. ¿Cual es tu margen de maniobra?

  • Puedes aprender a vivir con menos dinero si te atienes a un presupuesto ajustado y trabajas para seguir generando ingresos en la situaciones actual. Probablemente tendrás que reinventarse, hacer otros trabajos.
  • También sin trabajas duro para reducir las deudas. Una vez que se haya reducido el monto de la deuda, encontrarás que tendrás un dinero más para ahorrar.
  • Si la reducción de deudas ahora no te es posible, habla con las entidades financieras o con tus acreedores para lograr un aplazamiento de los pagos, que verdaderamente puedas atender.
  • Conoce bien las ayudas que haya acordado el Gobierno para paliar los efectos de esta crisis y acude a ellas pronto, si es que tienes derecho. Los Sindicatos, las asociaciones empresariales y los organismos públicos están haciendo un esfuerzo para aportar claridad y la metodología para acudir a dichas ayudas de carácter económico.

3. Presta atención a tu estado emocional y el de tu familia.

Muchas familias se vienen abajo emocionalmente cuando se detiene el ingreso regular, por cualquier razón. Ahora tenemos una importante crisis económica,  el sostenimiento familia se pone en peligro por enfermedad de alguno de los miembros, o por despido de su trabajo, o por cierre de su propio negocio. La dura realidad es que estas familias no pueden funcionar con un ingreso más bajo. Puede tener un efecto importante en todos los miembros de la familia, pero esta es otra situación en la que un presupuesto puede ayudar a calmar los temores de todos.

¿Cuáles son las señales emocionales que afectan a tu salud y tus relaciones?

  •  Sentirse ansioso por el dinero y ante la incertidumbre
  • Discutir con las personas más cercanas a ti sobre el dinero
  • Sentirte mal, inseguro, preocupado, cansado o enfadado
  • Dolores de cabeza o migrañas
  • Dificultad para dormir y padecer insomnio
  • Miedo a abrir el correo o a contestar una llamada desconocida por miedo a que sea una reclamación de deuda
  • Culpa al gastar dinero en cosas no esenciales y no poner freno a ello
  • Sentirse víctima de las circunstancias
  • Centrarse en los problemas, no en las posibles soluciones

Señales de alarmas en tu economía a las que prestar atención

  • Pago tardío de facturas o a menudo buscando alargamiento en los plazos de devolución
  • Pagar el mínimo en tarjetas de crédito tipo “revolving” o de pago aplazado.
  • No tener el dinero para gastar en necesidades primarias, por ejemplo, alimentos, electricidad, etc.
  • Aumento de la deuda de préstamos o tarjetas de crédito
  • Los prestamistas emprenden acciones legales contra ti
  • Posibilidad de desalojo por no pagar el alquiler o el reembolso del préstamo.
  • Más dinero que se gasta respecto a las entradas por ingresos.

 ¿Qué hacer si tienes serios problemas financieros?

Insistimos. Gasta solo lo que puedes pagar en lugar de caer en la trampa de contraer préstamos a corto plazo, porque los intereses de la financiación externa perjudican tu capacidad de ahorro. El desafío financiero lo puedes enfrentar presentándole cara.  Si se te conviertes en un experto en la elaboración de presupuestos cuando tienes un ingreso regular, puedes aplicar los mismos principios cuando ya no tengas este ingreso en el que confiar.

Reducir la cantidad de deuda que tiene tu familia también es un desafío que puede hacer que te sientas intimidado. Sin embargo, hay muchas organizaciones que pueden ayudar con consejos sobre cómo hacer frente a las deudas. Desde Escuela Esmeralda damos orientación en cómo hacer. Muchas personas que habían estado profundamente endeudadas se han mostrado más sabias y más informadas sobre cómo mantener el dinero de su familia en orden

Sabemos que es difícil, si bien el camino, si lo hay, requiere de las siguientes medidas:

  • Contra viento y marea, mantén la calma y la serenidad. Tu fortaleza mental te ayudará a tomar las mejores decisiones.
  • Guarda algo de dinero cada mes para usar en caso de emergencias financieras. Vive con menos, ajusta sabiamente tu economía.
  • Comunícate con las personas a las que les debes dinero. En la mayoría de los casos, serán muy comprensivos- Juntos podéis intentar encontrar soluciones para aliviar la presión económica, como ampliaciones puntuales de préstamos o pagos a plazos más pequeños.
  • Considera ponerte en contacto con un servicio de asistencia social de la zona en la que vives. Es posible que puedas recibir ayuda para pagar la electricidad, o contar con ayudas asistenciales y bancos de alimentos, etc.
  • Obtén ayuda de tu médico de cabecera si estás luchando por tu salud mental, como sentirte abrumado emocional y mentalmente. O quizá de servicios gratuitos de apoyo psicológico que están surgiendo actualmente.

Los problemas de dinero pueden solucionarse

Pon serenidad a tu situación actual. Esto, también pasará. Depende de ti el tomar claridad de las oportunidades que se nos presentan para hacer ajustes. Conocer y comprender cuánto puede permitirse tu familia, te permitirá tomar el control de tu vida.  Evitar una acumulación de deudas masivas y estate preparado para cualquier gasto inesperado que pueda surgir. Esto significa que podrás dormir por las noches sin tener que preocuparte constantemente sobre el desafío financiero que futuro próximo pueda venir.

Si piensas en tu vida, reconocerás que hay periodos malos, otros buenos. Todo tiene solución salvo la muerte. Nada está perdido si no te rindes. La actual situación necesita de tu creatividad, tu equilibrio personal y de acciones sensatas orientadas a salir delante de forma positiva. Es muy probable que todos tengamos que vivir mas sobriamente, gastando menos, eliminando lo innecesario.“No es mas rico el que más tiene, sino el que menos necesita”.

Rosa Estañ Homs, Mentora&Coach Profesional y Financiero.

Fundadora y Ceo de Escuela Esmeralda, Educación Económica y Financiera

Si te ha gusta este articulo, te invito a que dejes tu comentario, a que lo recomiendes, que lo compartas en tus redes sociales.

 

Aún no hay comentarios, se el primero en escribir uno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *